domingo, 15 de octubre de 2017

Crónica de un viaje


PAMPLONA, MURCIA, MADRID
28 de septiembre al 12 de octubre

Voy a tratar de hacer una pequeña crónica fotográfica de mi reciente estancia en España para asistir al Cincuentenario de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra.
LT era el logo de tan gran y emotivo acontecimiento.

Al perder la conexión -no fue culpa mía- del vuelo San Salvador-Madrid tuve que cambiar el itinerario y pasar por México, cerca de la "Morenita"

Primera etapa: Pamplona y la Universidad de Navarra.
Me hospedé en el Seminario Internacional Bidasoa, donde actualmente cursan sus estudios siete seminaristas de Nicaragua. Fue una convivencia preciosa con ellos y tantos seminaristas de muchos países del mundo: paseos, tertulias, chocolate con churros, concelebraciones litúrgicas, ratos de oración, caminatas...y ¡mucha alegría!


Tiempo espléndido, con el campus de la Universidad de un colorido espectacular. Pude saludar a varios de los estudiantes de Nicaragua que cursan allí sus estudios superiores: Andrea, José, Lucas, Carlos José (foto de abajo), Paulina, María Valeria, Carlos, Andrés, Natalia, Celeste...y otros más.


Durante los días 4 y 5 de octubre asistí al Simposio Internacional de Teología que organizó la Facultad de la que soy egresado. El tema era "Teología y Universidad"
Las sesiones fueron interesantísimas y de mucha altura, intercaladas con mesas redondas sobre la pastoral en el ámbito universitario. Profesores de Nantes, Nottingham, Granada, Madrid, Roma, Oxford, Zaragoza, Sevilla... abundaron con profundidad en cuestiones sobre comunicar el saber escribiéndolo en las almas; lo que es, es lo que se da; la fe es inconformista; todo ser humano vive en un 'misterio' y hay momentos en que se es consciente  de ese 'misterio'... Son algunas notas para hacerles una idea de por donde iban las ponencias.
Yo me colocaba en primera fila para no perderme nada.


El viernes, 6 de octubre fue el día cumbre con la celebración de los 50 años de la Facultad de Teología.
Comenzó con una Misa en el precios marco de la Catedral de Pamplona. Muchos obispos y sacerdotes, antiguos alumnos de la Facultad. Presidió el Cardenal Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal Española.
Después nos dirigimos al Museo de Arte Contemporáneo de la Universidad de Navarra. Impresionante, aunque se entienda poco. Allí pude apreciar obras de Tapiès (El Espíritu Catalán), de Rothko, de Picasso... (fotos de abajo)


Tras el almuerzo, en donde no faltó el jamón ibérico fuimos a tomar café y a compartir con tantos maestros y condiscípulos, a la Facultad de Teología. Y regresar al auditorio del Museo donde tuvo lugar el Acto conmemorativo. Dos horas que se pasaron rapidísimas debido a lo emocionante y divertido de todas las intervenciones, a modo de entrevistas familiares que iban recorriendo todos los períodos de estos 50 años.


Segunda etapa: Murcia
Objetivo principal era estar con mi mamá en su residencia del Hogar de Nazaret. El domingo, 8 celebré la Eucaristía allí. Y pudieron asistir un buen número de familiares y amigos.
Ricardo, Chari y mis sobrinos lo organizaron todo esos días muy bien.


Lo mejor fue la cena en "La Gusa" el bar-restaurante de mi sobrino Ricky, de ambiente muy murciano, sobre todo por las "tapas" que nos ofreció. Logramos que viniera mamá, pues no le gusta salir. Pasamos un rato estupendísimo, muy divertido y contando muchas cosas.


No faltó la visita al Colegio "El Buen Pastor" donde dan clases tantos primos y sobrinos. De clase en clase, me detuve especialmente en la de mi sobrina María, profesora de inglés y en donde me inundaron de preguntas sobre Nicaragua. Quedé muy impresionado del interés de los niños. Además, en primera fila, una chica ¡de Nicaragua! (en la foto, la de la izquierda)

 
Tercera etapa: Madrid
Como otras veces, la escala en Madrid es para cargar las valijas de libros: "Santos de copas", "Guía para casarse por la Iglesia", "Lección de alemán" y varios más...
Y para encontrarme con mis buenos amigos canarios. Esta vez en el bautizo de Julio con los Pellico y con Inma y Pascual. Momentos gratificantes.



El 12 de octubre regresé a Nicaragua para redescubrir América.

Ha sido un resumen muy resumido para no hacerles largo el cuento.


Para siempre


"Este adverbio -siempre- ha hecho grande a Teresa de Jesús. Cuando ella -niña- salía por la puerta del Adaja, atravesando las murallas de su ciudad acompañada de su hermano Rodrigo, para ir a tierra de moros a que les descabezaran por Cristo, susurraba al hermano que se cansaba: para siempre, para siempre, para siempre.

Mienten los hombres, cuando dicen para siempre en cosas temporales. Sólo es verdad, con una verdad total, el para siempre cara a Dios; y así has de vivir tú, con una fe que te ayuda a sentir sabores de miel, dulzuras de cielo, al pensar en la eternidad que de verdad es para siempre"

jueves, 28 de septiembre de 2017

De viaje


Dentro de unas horas salgo de viaje hacia España.

El P. Alejandro Ulloa, que junto a otros sacerdotes nicaragüenses estudian en las Facultades Eclesiásticas de la Universidad de Navarra, me manda esta foto diciéndome lo que me espera en Pamplona: "unas lindas tardes de otoño..."
Participaré en el XXXV Simposio Internacional de Teología y en el Cincuentenario de la Facultad de Teología con diversos actos conmemorativos.
Habrá tiempo para compartir con los estudiantes "nicas" que realizan allá sus estudios superiores, entre ellos siete seminaristas de diversas diócesis de Nicaragua.

Después, ¡Murcia!, la patria bella...con grandes y sabrosas emociones.

No faltará la escala en Madrid para unas horas con los amigos de Canarias como marca la tradición de estas visitas.

Vivir de verdad


Buena reflexión en 'filosofía para el siglo xxi' que hace Jaime:

"Para vivir de verdad hay que compartir nuestra vida con otros a los que queremos, hay que con-vivir. A la vez es preciso aprender a crear espacios y tiempos para poder cultivar nuestra vitalidad interior que es precisamente lo que podemos compartir con los demás. La superficialidad -que quizá caracteriza el estilo de moda en la actualidad-, la búsqueda de la gratificación inmediata y el miedo al compromiso imposibilitan el desarrollo de un horizonte personal que dé sentido a nuestra vida.

Así somos los seres humanos: hacemos nuestra biografía con los demás y vivimos compartiendo nuestra vida."

"Menos turismo y más hogar" O más poéticamente: "Las raíces del hombre son las personas que ama"

sábado, 23 de septiembre de 2017

Amor a la libertad


¡Conócete, acéptate, supérate! (San Agustín)

Y, copiando, añadiría:

"La libertad es un don divino concedido al hombre, solamente a él. Del animal no se puede decir que es libre.

No se trata solo de una capacidad de elección entre diversas opciones; este es solamente el aspecto práctico. La libertad es más honda, es el propio ser de la persona, que está orientado hacia una finalidad.

Es el señorío de quien, mediante las virtudes, es dueño de sus propios actos, y no un esclavo de las tendencias desordenadas, presentes en todo ser humano.

De la libertad emana este imperativo: sé mejor, ve a más, sé hombre, vive de acuerdo con lo que eres: hijo de Dios, querido y amado por Él para hacer el bien, para ser bueno. Este es el núcleo del cristianismo.

Se puede afirmar que la imagen de Dios en las personas creadas se halla sobre todo en la libertad"

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Casarse por la Iglesia


Buena pinta tiene este libro de la Editorial Palabra:

"Una decisión original. Guía para casarse por la Iglesia"

Antes de abordar el noviazgo o el matrimonio, los autores echan un vistazo a lo que dice la Biblia sobre el tema: igualdad del hombre y mujer, complementariedad y reflejo de un amor más grande. Esos son básicamente los ingredientes para avanzar.

Después vendrá el noviazgo, amor que va creciendo, el tiempo de los descubrimientos... hasta el matrimonio. Si el noviazgo cristiano, como la vida cristiana en general, tiene unos elementos que lo caracterizan, el matrimonio, que no fue inventado por la Iglesia, recibe un significado nuevo de Jesús, que lo convierte "en un camino por el que nos alcanza el amor incondicionado de Dios", dicen los autores.

El amor matrimonial lo definen con cuatro palabras: unidad, indisolubilidad, fidelidad y fecundidad.

En el fondo una explicación: nos casamos porque nos queremos, pero también un compromiso: nos casamos para querernos.

Al final, el matrimonio es una llamada, una vocación, por lo que los novios deben estar preparados para responder. Como toda llamada, va acompañada por la gracia de Dios, para cuya recepción también hay que estar preparados.

Muy interesante.
Además, el libro trae un listado de películas y bibliografía.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Esperanza


Muy buena la entrevista que Teresa Gutiérrez hace a Mons. Fernando Ocáriz en la revista "Alfa y Omega". Allí leo una de las respuestas del nuevo Prelado del Opus Dei:

"El fundamento del espíritu del Opus Dei es la conciencia viva de nuestra filiación divina. San Josemaría escribió en Camino: 'Dios es un Padre lleno de ternura, de infinito amor. Llámale Padre muchas veces al día, y dile -a solas, en tu corazón- que le quieres, que le adoras: que sientes el orgullo y la fuerza de ser hijo suyo'. El anuncio de la relación con Dios en el Opus Dei tiene ese enfoque. Como escribe san Juan: 'Mirad qué amor tan grande nos ha mostrado el Padre: que nos llamamos hijos de Dios, ¡y lo somos!'.

Teresa: En este mundo nuestro, tantas veces prisionero en la cultura del lamento, saborear así el amor de un Padre es crucial para vivir con esperanza.

Siempre, y especialmente en estos momentos, hemos de tener muy presente esta maravillosa realidad, que ayuda a superar los pesimismos que sobrevienen ante los problemas de la vida, la conciencia de los propios defectos, las dificultades de la evangelización e incluso ante la situación del mundo. Nuestra vida no es una novela rosa, sino un poema épico. Sabernos hijos de Dios nos ayuda a vivir con confianza, gratitud y alegría. Nos invita a amar este mundo nuestro, con todos sus problemas y con toda su belleza. La paz del mundo depende más de lo que cada uno aportemos, en la vida ordinaria, (sonriendo, perdonando, quitándonos importancia), que de las grandes negociaciones de los Estados, por necesarias y relevantes que estas sean."


En Nicaragua, como en otros lugares, cuando uno tiene grandes deseos de contar cosas a los familiares, amigos colegas...y no hay tiempo, trata de resumir anteponiendo ese "para no hacerte largo el cuento". Pero ni así...