domingo, 26 de febrero de 2017

Noviazgo en Harvard. Mucho más


Entresaco algunos fragmentos de una entrevista a Emily Marcucci, graduada por la Universidad de Harvard, casada desde hace 15 años con Michael Marcucci y madre de 8 hijos: Madeline (16), John (13), Theresa (11), Josephine (10), Anthony (8), James (6), Thomas (6) y Anne (2)

Es una pena que para no hacer largo el cuento no copie la entrevista entera.

- Cuando eráis novios, ¿cómo planteasteis Mike y tú el tema de la familia?

Mike y yo nos conocimos en la Universidad de Harvard y estuvimos saliendo durante seis meses antes de comprometernos. Mike me propuso matrimonio poco después de graduarse, aunque a mí aún me quedaba un año. Dimos un hermoso testimonio en la universidad, porque en Harvard no son habituales ni noviazgos tan breves ni matrimonios a tan joven edad. Durante el noviazgo, pensábamos ya en construir una familia numerosa...

- ¿Es difícil ser madre de ocho hijos?

Seré sincera: sí... Para educar a un niño tienes que estar dispuesta a la frustración, porque no siempre crecen como tú querrías -es más, casi nunca-. Así que educar a tantos niños requiere paciencia y buen humor. ¡No todas las casas funcionan con la disciplina militar de la familia de 'Sonrisas y lágrimas'!

 (Tenemos un gran pizarrón en la cocina que describe el horario del día y las tareas de cada uno. Esta pizarra familiar es conocida por los niños como el 'Marcucci Family Information Center')

Una amiga me dio un buen consejo: ella se despierta antes que nadie, se hace un buen café, reza unos minutos y planea su día. Esos minutos de tranquilidad le dan otra perpectiva a la 'batalla'. No es fácil levantarse la primera, pero vale la pena.

- El Papa Francisco nos pide que oremos mucho por las familias. ¿Cuál crees que es el mayor reto?

En Estados Unidos, el mayor peligro es seguir un estilo de vida que deje poco tiempo para la reflexión. Vamos de actividad en actividad, y corremos el riesgo de sacrificar la cena familiar, que para nosotros es fundamental. En la cena, con los niños, a veces hacemos un sencillo juego, que llamamos 'Highs and Lows? ('Altos y Bajos'): cada uno comparte su mejor y su peor momento del día. Cuando toca a los más pequeños, es realmente divertido.

- ¿Tienes algún consejo para las parejas recién casadas?

Sí, que no se olviden de hacer su matrimonio cada día más fuerte. A veces se requiere más tiempo y esfuerzo del que uno habría imaginado. Se va conociendo mejor al cónyuge, que no es siempre el que nos enamoró durante el noviazgo, sino que cambia con los años. También nosotros cambiamos. Por lo tanto, el amor tiene que adaptarse, que hacerse más maduro. Pero es necesario concretar este propósito, no puede quedarse en un deseo: a veces basta una decisión al día: sacar la basura, preguntar al otro sobre un tema que sabemos le gusta, no insistir cuando es obvio que el otro se ha equivocado...

Sí, aunque parezca mentira, tras la batalla de cada día, al llegar la noche ambos admitimos que nos queremos más, mucho más, que durante aquellos pacíficos y tranquilos meses de noviazgo en Harvard.

sábado, 25 de febrero de 2017

Ginés


Mientras escribo estas líneas están recibiendo en Roma, camino hacia el sacerdocio, la ordenación de diáconos dos miembros agregados de la Prelatura del Opus Dei: Arturo Garralón y Ginés Pérez Almela.

Con ¡"Ginés"! (a la derecha en la foto) compartí muchos momentos allá por los años setenta y tantos, cuando el centro de formación "Ribera" estaba en la calle Gonzalez Adalid, esquina con la murcianísima Platería.

Cuántas risas en aquellos encuentros, tertulias, festivales de eurovisión a nuestra manera, meriendas huertanas indescriptibles, paseos al mar, a la casa de La Loma en el Verdolay, romerías a La Fuensanta...

Aprovecho para recordar que el Catecismo de la Iglesia Católica señala que "corresponde a los diáconos, entre otras cosas, asistir al obispo y a los presbíteros en la celebración de los divinos misterios sobre todo de la Eucaristía y en la distribución de la misma, asistir a la celebración del matrimonio y bendecirlo, proclamar el Evangelio y predicar, presidir las exequias y entregarse a los diversos servicios de caridad"

Ginés y Arturo lo van a hacer muy bien. ¡Seguro!


viernes, 24 de febrero de 2017

Recrear


Hablando del sentido de la vida, José Pedro narra este interesante cuento:

"En uno de los últimos viajes largos en coche, mi compañero se ocupaba de la música:

- Ahora voy a poner una cinta muy especial, me dijo.
- ¿Y eso?

Empezamos a escucharla; era un popurrí de canciones tomadas de los más variados géneros musicales. Por mi parte, para compartirla, trataba de encontrar un 'algo' que hiciera especial aquel conjunto de canciones. No lo conseguí. Le pregunté, y entonces entendí:

- Cada canción tiene relación con un momento de mi vida con Begoña. La primera es la música del concierto en el que nos conocimos. La segunda es la que sonaba en el restaurante la primera vez que salimos. La otra...

Así fue recorriendo, paralelamente, la historia de su noviazgo con las músicas de aquella cinta. Se la sabía de memoria. Cada una le hacía revivir un momento determinado.

Esta es una de las características más propias del amor: recrear. Cualquiera de esas canciones la había escuchado mi amigo muchas veces antes de conocer a Begoña. Pero a partir de un momento determinado, aquella música quedaba ligada a un encuentro con ella. La misma canción era recreada, recreada como 'nuestra' -de Begoña y él-.

Cada canción es la que es, pero el amor la recrea, la crea de nuevo para nosotros y significa un momento en nuestra historia. Esta es una forma de mirar de un modo nuevo lo ya conocido. Tal parque, ese tren, la luna llena, tales flores, esa bebida determinada...y tantas cosas...

Cada una de esas cosas son lo que son, pero desde que han sido recreadas son -sobre todo- algo que habla de un amor, de la historia con tal persona. Aprender a vivir es aprender a mirar recreando la realidad."

jueves, 16 de febrero de 2017

Música y letra


Me gustó la jaculatoria (pequeña oración) que escuché:

"¡Señor, que hagamos buena música y letra en el día de hoy!"

Y recordé aquello de "la santificación del trabajo ordinario constituye como el quicio de la verdadera espiritualidad para los que -inmersos en las realidades temporales- estamos decididos a tratar a Dios" (San Josemaría. Amigos de Dios, 61)

martes, 14 de febrero de 2017

14 de febrero


El 14 de febrero es el aniversario del comienzo de la labor con mujeres en el Opus Dei.

Hoy es, pues, la primera fiesta fundacional con el nuevo Prelado, Fernando Ocáriz, al frente de la Obra.

Y me gusta recordar aquellas palabras de san Josemaría: "...Cuando los hombres escapan, cuando los hombres son cobardes, ellas son valientes. Al pie de la Cruz están las mujeres."

Pescadores de hombres


Desde hace dos días ya estoy de nuevo en Nicaragua tras las semanas pasadas en Panamá.

Y seguimos en ambiente marinero, de barcas y redes. El P. Julio Mcnally nos manda diariamente fotos de la peregrinación por Tierra Santa de un buen grupo de sacerdotes de la diócesis de Juigalpa, junto con su obispo.
Especialmente bonita ésta, en la que se ve ondear la bandera de Nicaragua en un mástil de un embarcadero en el mar de Galilea.

Resuenan las palabras del señor a Simón y sus compañeros: "No temas; desde ahora serán hombres los que pescarás" (Lucas 5, 10)

Pescaron los Apóstoles frente a Cafarnaún, y pescaron luego con el Señor en todo el mar de Galilea. Una y otra vez, atravesaron el lago calando en todos los puertos, abierto el rumbo a todas las riberas.

Ahora el mar es inmenso, y en el celo de los pescadores tampoco hay límites: no es en un mar, sino en todos los mares donde hay que lanzar las redes... También en Chontales, Río San Juan y en toda Nicaragua...

sábado, 11 de febrero de 2017

Emperatriz de China


En estos días de convivencia en Panamá Luis G nos ha contado cantidad de cosas de sus peripecias por medio mundo, entre otras cosas buscando piedras preciosas. Especialmente nos ha llevado al Oriente lejano: Hong Kong, Seúl, Singapur, Shaigón, Kuala Lumpur, Macao...

Y a propósito de China, sí que es preciosa la imagen de la Virgen que desde hace poco ha sido entronizada en la Catedral del Norte de Pekín.

Está vestida de Emperatriz y sentada en un trono imperial, con el Niño de pie en su regazo.

Pero lo más sorprendente es que la imagen ha sido esculpida en la localidad de Cieza (Murcia) donde fue bendecida antes de su viaje para la China.

A Ella encomendamos la evangelización de aquellas tierras.
En Nicaragua, como en otros lugares, cuando uno tiene grandes deseos de contar cosas a los familiares, amigos colegas...y no hay tiempo, trata de resumir anteponiendo ese "para no hacerte largo el cuento". Pero ni así...